Cuadros con acrílicos





Estos tres primeros cuadros forman parte de una composición de trípticos de flores. Nunca había pintado unos cuadros de flores y este fue el resultado. La verdad que puestos en el comedor de casa quedan muy bonitos, elegantes y modernos.








 






Este cuadro de amapolas fue un encargo especial para un familiar al que le gustan mucho las amapolas.







Este cuadro abstracto de dimensiones grandes ha sido el primero en el que he podido experimentar con la pasta de relieve. La flor blanca, las rallas y las manchas en dorado son con esta pasta. La verdad que para ser la primera vez no me quedó mal. No fue tan difícil como me esperaba y el resultado al natural queda muy bien.







Éste fue uno de mis primeros cuadros de paisajes experimentando con las témperas y los acrílicos (quitando de éste todos los demás son recientes) ya que aunque en la foto no se aprecie lleba gran volumen de pintura lo que le otorga cierta textura.








Y este último estoy muy contenta, lo hice hace poco y la verdad que ha quedado chulísimo. Este tipo de paisajes me encantan y disfruté mucho pintándolo.